El  29 de abril recién pasado, el Sol y la Luna nueva se ponían juntos en el cielo de Brisbane en el sureste de Queensland (Australia). El alineamiento celeste, el primer eclipse solar de 2014, se vio como un eclipse solar parcial. Esta espectacular composición es un conjunto digital de fotografías tomadas con unos 5 minutos de diferencia mediante un teleobjetivo y filtro solar, que sigue el eclipse mientras se acercaba a un horizonte occidental donde los rayos crepusculares procedentes de bancos de nubes se unían a la silueta de la Luna. Desde Brisbane, la fase máxima del eclipse, con la Luna que cubría el 25 % del Sol, tuvo lugar justo después de la puesta del Sol. Desde un lugar remoto del continente de la Antártida fue posible contemplar, incluso, el eclipse en la breve fase anular: todo el disco lunar oscuro rodeado por un fino y brillante anillo de fuego.

Crédito de la Imagen: Stephen Mudge

/