Si el Sol fuese del porte de una pelota de playa, Júpiter tendría el tamaño de una pelota de golf y la Tierra sería tan solo una arveja.

/