Acechando el centro de la mayoría de las galaxias hay un agujero negro supermonstruoso. Con una masa millones o miles de millones de veces más grande que la del Sol, y con una extensión parecida al tamaño de un sistema solar, los agujeros negros supermasivos influyen en cómo crecen las galaxias. El tamaño del agujero negro está en proporción con la protuberancia de la galaxia, lo que implica que los agujeros negros son ingredientes fundamentales y que también pueden someter a la galaxia a grandes explosiones de energía si se activan durante colisiones galácticas.

/