Desde hace tiempo, los astrónomos saben que las estrellas del tamaño de nuestro Sol, llegadas a un tiempo en su vida, experimentan una especie de ‘crisis de la mediana edad’ en la que sufren drásticas interrupciones de su actividad. Ahora, un equipo del Instituto Indio de Educación e Investigación Científica (IISER) creen haber dado con la explicación: el secreto está en los campos magnéticos cambiantes. Los resultados acaban de publicarse en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society: Letters y sería una nueva base para poder calcular la edad de las estrellas una vez pasado el ecuador de su vida.

El fenómeno del ‘frenado magnético’ de las estrellas medianas es algo conocido: un flujo constante de partículas cargadas -conocido como viento solar- escapa de la estrella, como cuando pierde aire una rueda pinchada. Con el tiempo, este proceso provoca que la estrella pierda velocidad de rotación, si bien esto ocurre tras miles de millones de años. Una rotación más lenta implica que se alteren los campos magnéticos y que exista menos actividad estelar; y fenómenos estrechamente ligados a estos campos, como el número de manchas solares, llamaradas y estallidos en las atmósferas estelares, se reducen. A priori, esta disminución de la actividad y de la rotación es un proceso suave, prolongado y predecible. De hecho, existe una herramienta llamada ‘girocronología’ que permite estimar la edad de la estrella a partir de su velocidad de rotación.

Estrellas que se vuelven impredecibles

Pero recientemente los astrónomos cayeron en la cuenta de que las estrellas medianas, cuando ya han vivido la mitad de su vida, dejan de ser predecibles y su actividad cae drásticamente. Ahora, la investigación realizada por los astrónomos indios Bindesh Tripathi, Dibyendu Nandy y Soumitro Banerjee viene a dar respuesta a esta misteriosa ‘dolencia estelar’ de la mediana edad.

A través de modelos por computador que imitan los campos magnéticos de las estrellas, el equipo observó que cuando las estrellas medianas llegan al ecuador de su existencia, el mecanismo de generación de campos magnéticos de repente se vuelve menos eficiente. Esto permite que las estrellas existan en dos estados de actividad distintos: un modo de baja actividad y un modo activo. Una estrella de mediana edad como el Sol a menudo cambia de repente al modo de baja actividad, lo que tiene como consecuencia pérdidas de momento angular -es decir, velocidad de rotación- drásticas.

«Esta hipótesis de dínamos magnéticos subcríticos de estrellas de tipo solar proporciona una base física autoconsistente y unificadora para una diversidad de fenómenos estelares solares, como por qué las estrellas más allá de la mediana edad no giran tan rápido como en su juventud, la ruptura de las relaciones de girocronología estelar y hallazgos recientes que sugieren que el Sol puede estar en transición hacia un futuro magnéticamente inactivo», explica Nandy.

El nuevo trabajo explicaría, además, episodios recientes de baja actividad solar, conocidos como ‘grandes mínimos’, en los que apenas se observan manchas solares. Quizá el más conocido pueda proporcionae información clave sobre la existencia de episodios como bautizado «Mínimo de Maunder», ocurrido entre 1645 y 1715; si bien se han registrado otros como el Mínimo de Wolf (entre 1280 y 1350). el Mínimo de Spörer (entre 1450 y 1550) y el Mínimo de Dalton (entre 1790 y 1820).

El equipo también espera que esta investigación arroje luz sobre las últimas observaciones que indican que el Sol está menos activo que otras estrellas similares, y cuándo despertará de su ‘letargo’.

Fuente: abc.es

/