La sonda espacial Huygens aterrizó en la superficie de Titán (la luna más grande de Saturno) el 14 de enero de 2005, después de un viaje de 7 años. Dentro de una estructura protectora de unos cuantos metros, llevaba una serie de instrumentos con los que midió los vientos, la presión atmosférica, la temperatura y la composición de la superficie mientras descendía a través de la atmósfera y aterrizaba en una llanura helada. Titán es un mundo extraño cuya atmósfera y superficies están empapadas en metano líquido. Huygens fue la primera sonda espacial que aterrizó en un cuerpo del sistema solar exterior.

/