Un equipo internacional liderado por astrónomos brasileños logró identificar al gemelo del Sol más antiguo que se conozca hasta ahora. Denominado HIP 102152, está ubicado a 250 años luz de la Tierra y se parece al Sol más que cualquier otra estrella conocida, pero es mucho más primitiva, ya que tiene 8.200 millones de años, el doble de edad que nuestra estrella. Los científicos creen que este gemelo solar supone una oportunidad sin precedentes para apreciar el aspecto del Sol cuando envejezca y también sospechan que la estrella podría albergar planetas terrestres rocosos.

Los astrónomos han estado observando el Sol a través de telescopios desde hace 400 años y aunque parezca mucho tiempo, la verdad es que apenas es una minucia si se considera que nuestra estrella tiene más de 4.000 millones de años de edad. Es por eso que resulta en extremo difícil estudiar la historia y futura evolución del Sol. Para poder hacerlo, los científicos buscan soles similares, pero que estén en diferentes etapas de su vida y eso es, precisamente, lo que ocurre con HIP 102152.

El estudio de este antiguo gemelo solar permitirá a los científicos predecir lo que podría ocurrir con nuestro Sol cuando alcance esa edad. De hecho, los investigadores han confirmado que las estrellas pierden litio (el tercer elemento de la tabla periódica creado en el Big Bang) a medida que envejecen, lo que aclara por qué el Sol tiene un contenido en litio sorprendentemente bajo, sólo el 1% del que poseía el material a partir del cual se formó. De la misma forma, HIP 102152 tiene niveles de litio muy bajos. Además, este viejo sol posee una composición química inusual, ligeramente diferente a la que tienen la mayoría de los gemelos solares, pero similar a nuestra estrella. Ambos muestran una baja presencia de aquellos elementos que son abundantes en los meteoritos y en la Tierra. Según los científicos, este es un fuerte indicio de que HIP 102152 podría albergar planetas rocosos terrestres.

¿Encontrarán una anciana gemela de nuestra Tierra también? Está por verse.

Fuente: ABC.es

/